Saltar a contenido

Misión, visión, valores y principios

Trabajamos para que el derecho a la salud sea una realidad en todo el mundo y se reduzcan las desigualdades que alimentan la brecha de salud.

Nuestra Misión

medicusmundi existe para contribuir a generar cambios en la sociedad, fomentando una cultura de solidaridad y compromiso ciudadano, que hagan posible la erradicación de la pobreza y permitan que la salud sea un derecho al alcance de todas las personas.

La misión recoge, por un lado, el bagaje histórico de la organización y, por otro lado, responde a una visión actual del mundo y del papel que deseamos desarrollar en el mismo. Presenta un panorama de futuro y un conjunto de tendencias hacia las que se quiere caminar.

Nuestra Visión

Quienes formamos medicusmundi reclamamos el derecho a la salud para todas las personas y expresamos nuestra voluntad de contribuir al esfuerzo que realizan las comunidades y los pueblos más empobrecidos del planeta para promover su desarrollo, dedicando especial atención a la dimensión universal y equitativa de la salud.

En medicusmundi pensamos que el derecho a la salud no solo abarca la atención de salud oportuna y apropiada, sino también los principales factores determinantes de la salud, como el medio ambiente, el acceso al agua limpia potable y a condiciones sanitarias adecuadas, una nutrición y vivienda apropiadas, condiciones dignas de trabajo, acceso a la educación e información sobre cuestiones relacionadas con la salud, incluida la salud sexual y reproductiva, y todo ello en un ambiente de paz.

Creemos que la experiencia y el conocimiento acumulado pueden permitirnos reducir el número de personas excluidas del derecho a la salud, y que debemos trabajar por el acceso de todas las personas a los organismos de poder y de toma de decisiones, para que todas podamos participar en las deliberaciones importantes que afectan a nuestra vida cotidiana.

Sabemos que el mundo cuenta con el conocimiento y los recursos tecnológicos, económicos y humanos suficientes para proveer a los habitantes del planeta de una buena salud y unas dignas condiciones de vida. Y que para lograrlo debemos apostar por fortalecer los sistemas de salud públicos, universales y basados en los principios de la Atención Primaria.

Quienes formamos medicusmundi anhelamos vivir en un mundo más justo, donde no existan grupos socialmente desfavorecidos, excluidos o vulnerables que, por no disponer de acceso a la salud, sufran una carga de mortalidad y de enfermedad notablemente mayor.

Nuestros Valores

medicusmundi se inspira en un conjunto de valores que la caracterizan como organización de solidaridad e impregnan sus aspiraciones y acciones:

  • Participaciónmedicusmundi construye relaciones igualitarias de partenariado, basadas en la confianza y el respeto mutuo.
  • Independenciamedicusmundi no depende de ningún grupo político o económico, ni de ninguna confesión religiosa. Sus acciones se basan en la independencia respecto de instituciones y entidades financiadoras.
  • Integridad: la honestidad y la transparencia en principios y métodos guían el trabajo y configuran la credibilidad que construye la organización, día a día.
  • Profesionalidad: entendida como seriedad y rigor en los compromisos y acciones que permiten, desde una especialización profesional y geográfica, dar respuesta a las necesidades de las poblaciones más desfavorecidas, con eficacia, eficiencia y calidad.
  • Pluralidad: las relaciones se basan en el respeto a las diferentes posiciones políticas, religiosas y filosóficas. La diversidad de experiencias, culturas y opiniones favorece la búsqueda de alternativas.
  • Solidaridad: expresión de la necesidad de crear un mundo más justo, en el que una ciudadanía responsable, empeñada en la transformación social, consiga la mejora de las condiciones de vida de las sociedades más empobrecidas y el pleno ejercicio de los derechos de las personas y de los pueblos.

Nuestros Principios

El trabajo de medicusmundi en la lucha contra la pobreza se basa en los siguientes principios:

  • El ser humano, tomado individual y socialmente, debe ser el centro del proceso de desarrollo.

  • El desarrollo ha de entenderse como un proceso de ampliación de las capacidades y opciones de las personas, especialmente de los sectores más vulnerables y empobrecidos.

  • La acción de cooperación para el desarrollo se fundamenta en la obligación, que a todos y todas concierne, de hacer efectivos los derechos, incluido el derecho al desarrollo, que la comunidad internacional ha definido como atributos inviolables del ser humano.

  • El desarrollo pertenece a cada pueblo, que debe ser destinatario y protagonista de los procesos de cambio.

  • Las acciones de cooperación para el desarrollo constituyen una expresión de solidaridad, de búsqueda de mayores niveles de justicia social y de lucha por la igualdad de derechos de todas las personas.